Ima­gen Archivo
Autor: Dipl. Math. Klaus Bröhl, CEO Inte­gra­ted Worlds GmbH — Tra­du­ci­do por: Miguel Ángel Mar­tín Rodrí­guez, Busi­ness Deve­lo­per y José Jimé­nez, Scou­ting & Con­tent Management

 

Otra for­ma de vivir la coti­dia­ni­dad y los efec­tos de la pan­de­mia (I)

¡Calles desier­tas, tien­das y res­tau­ran­tes cerra­dos! Has­ta hace poco, esta era la pre­dic­ción de algu­nos incré­du­los o neo­lu­dis­tas como si de un apo­ca­lip­sis socio­eco­nó­mi­co se tra­ta­se y con­ver­ti­do en un esce­na­rio de horror para muchos comer­cios y ciu­da­des. Las cau­sas que se men­cio­na­ron eran prin­ci­pal­men­te la evo­lu­ción del nego­cio onli­ne y el cam­bio en el com­por­ta­mien­to de con­su­mo y ocio de los ciudadanos.

La situa­ción actual nos ha pre­sen­ta­do esta pesa­di­lla, aun­que el fon­do y las cau­sas son de una natu­ra­le­za com­ple­ta­men­te dife­ren­te, nos esta­mos ade­lan­tan­do a una vida tec­no­ló­gi­ca nece­sa­ria a una velo­ci­dad impo­nen­te. Tam­bién debe­mos temer que el esta­do de las ciu­da­des, espe­cial­men­te los cen­tros urba­nos que se han vis­to ace­le­ra­da por la pan­de­mia se com­pli­quen aún más de lo que ya era.

Las ins­ti­tu­cio­nes, enti­da­des y colec­ti­vos cul­tu­ra­les ya no pue­den cum­plir su impor­tan­te misión públi­ca, vién­do­se obli­ga­dos en los tiem­pos que corren a la adap­ta­ción digi­tal, ya que muchas de ellas no pue­dan hacer su impor­tan­te con­tri­bu­ción a la socie­dad, al menos a cor­to y medio pla­zo, debi­do a los pro­ble­mas finan­cie­ros previstos.

Tam­bién se ve alte­ra­da la vida en los cen­tros de ocio y cul­tu­ral, tan impor­tan­tes para la socie­dad espa­ño­la, ya sea en el depor­te, la cul­tu­ra o los luga­res de ocios que se han vis­to a caer en bar­be­cho has­ta que nue­va­men­te lle­gue la nor­ma­li­dad a todos. Que­da por ver cómo las orga­ni­za­cio­nes y enti­da­des, inclui­das las sin fines lucra­ti­vos, que a menu­do viven de la soli­da­ri­dad y los ingre­sos de sus miem­bros y patro­ci­na­do­res, sal­drán de este perío­do de sequía.

Pero la situa­ción actual de con­fi­na­mien­to, el cie­rre de la ven­ta al por menor, la res­tau­ra­ción y el turis­mo, así como las prohi­bi­cio­nes de reu­nión y con­cen­tra­ción de per­so­nas en áreas públi­cas para la reduc­ción abso­lu­ta de los con­tac­tos socia­les nos mues­tra a todos una nue­va for­ma de vida don­de care­ce­re­mos de muchos aspec­tos carac­te­rís­ti­cos de nues­tra for­ma de ser.

De repen­te, debe­mos “decir adiós” a:

  • Los con­tac­tos socia­les, el encuen­tro per­so­nal con otros acto­res de nues­tra socie­dad, ami­gos y parien­tes, inde­pen­dien­te­men­te de la edad y el gra­do de relación.
  • La ciu­dad como un lugar de encuen­tro con sus luga­res públicos.
  • El comer­cio, la gas­tro­no­mía y la indus­tria loca­les con su diná­mi­ca para un entorno urbano habi­ta­ble con el que uno se pue­da identificar.
  • La amplia gama de acti­vi­da­des cul­tu­ra­les que se ofre­cen, des­de sim­ples visi­tas al cine has­ta museos, ópe­ra, ballet, etc.
  • Las aso­cia­cio­nes con su sen­ti­do de la comu­ni­dad y la soli­da­ri­dad, ale­ja­das de sus orí­ge­nes y esta­tus social.

Con ante­rio­ri­dad a la actual cri­sis del Coro­na­vi­rus, los estu­dios han demos­tra­do que los ciu­da­da­nos en su con­jun­to inde­pen­dien­te­men­te de su edad o esta­tus social ponen de mani­fies­to la impor­tan­cia de sus ciu­da­des inte­li­gen­tes, el cual, aun estan­do con­fi­na­dos no pier­den la cer­ca­nía con sus comu­ni­da­des, comer­cios e infor­ma­ción local.

Nues­tra empre­sa que se haya inmer­sa en poten­ciar y poner en valor la impor­tan­cia del sopor­te digi­tal, esta­mos obli­ga­dos a cum­plir los deseos y nece­si­da­des de los ciu­da­da­nos, tan­to aho­ra como en el futuro.

Según el “Empo­de­ra­mien­to del Ciu­da­dano” debe­mos enten­der la situa­ción actual como una opor­tu­ni­dad, colo­car las nece­si­da­des de la socie­dad en pri­mer plano, invo­lu­crar a la ciu­da­da­nía, usar la volun­tad de iden­ti­fi­car y así apo­yar a la ciu­dad con toda su diver­si­dad de.

Tra­ba­je­mos jun­tos, con aún más inten­si­dad, para hacer de la ciu­dad un lugar de expe­rien­cia y un lugar de encuen­tro para todos los ciu­da­da­nos con sus dife­ren­tes nece­si­da­des e intereses.

Inte­gra­ted Worlds Espa­ña encau­za en gran medi­da un encua­dre inte­gral orien­ta­do a los ciu­da­da­nos y, sobre todo, orien­ta­do al engran­de­ci­mien­to local y éxi­to sostenible.